Inicio
Universidad Católica de Valparaíso Banner Banner

Historia de nuestra escuela.

Los orígenes de la actual Escuela de Ingeniería Civil Química se enraízan en los de la Universidad Católica de Valparaíso, ya que cuando ésta fue creada en 1928, incluía la Escuela de Ingeniería Técnica Química. Esta Escuela tenía un marcado acento en lo técnico, con escaso énfasis en la Ingeniería , pero sin duda, sirvió de base para la creación posterior de la Escuela de Ingeniería Química en nuestra Universidad.

En 1932, la Universidad Católica de Valparaíso cerró sus puertas por cuatro años debido a problemas extra-académicos. Al reabrir sus puertas en 1937, se creó la Facultad de Ciencias Aplicadas y Matemáticas, ofreciendo la entonces novedosa Carrera de Ingeniería Química, ya fuertemente desarrollada en Europa y en Estados Unidos y que en Chile tenía solamente una presencia en la zona de Concepción, alejada del centro del país.

El primer Director de la Escuela de Ingeniería Química fue el Ingeniero danés Don Kay Peronard, quien además de una excelente experiencia industrial y docente, tenía un acabado conocimiento de los planes curriculares de las universidades europeas, en especial Dinamarca, Alemania, Inglaterra y Francia. Su aporte principal fue dar a esta nueva carrera una aplicación teórica- práctica relacionada con la realidad chilena y regional.

En sus primeros años de funcionamiento, el cuerpo docente de la joven Escuela de Ingeniería Química comienza a formarse, contando con un número muy reducido de profesores de dedicación exclusiva. Con el transcurso del tiempo, el número de estudiantes fue incrementándose progresivamente, por lo que fue necesario ampliar la planta docente de dedicación exclusiva, lo que permitió un mayor desarrollo del área de la docencia e investigación en la disciplina, acorde a las necesidades y exigencias del país, en lo que a planes de enseñanza en educación superior se refería.

En 1946, la Facultad de Ciencias Aplicadas y Matemáticas nombra su primer Decano formado en la Escuela de Ingeniería Química, nombramiento que distinguió al Ingeniero Químico Don Gustavo de la Piedra. Su gran espíritu de autocrítica y dinamismo de progreso, pronto lo llevó a establecer en forma oficial dos asignaturas que en esa época comenzaban a incluirse en lo esencial de la Ingeniería Química en las principales Universidades de América y de Europa. Estos ramos fueron la Termodinámica y las Operaciones Unitarias.

Por esa época, fue contratado un profesor que con el tiempo pasaría a tener una influencia marcada en la formación de los futuros ingenieros. El era Don Luis García de Cortázar, quien se contaba entre el primer curso de egresados de esta Escuela y que irradió su notable personalidad desde los cursos de matemáticas de primer año que terminaron por constituirse en cursos de selección sobre los cuales se cimentó gran parte del éxito de la Escuela de Ingeniería Química. También por esa época, comienza a construirse el Laboratorio de Operaciones Unitarias de la Escuela, que hoy lleva el nombre de Laboratorio Luis García de Cortázar. En 1960, la Escuela de Ingeniería Química contrata a un profesor de jornada completa, que con el tiempo pasaría a tener influencia decisiva no sólo en su Escuela de origen, sino en toda la Universidad. El era Don Samuel Navarrete Cifuentes, profesor, luego Director de Escuela de Ingeniería Química, Senador Académico, y más tarde Decano de la Facultad de Ingeniería. En 1966, asume como Decano el Ingeniero Sr. Alejandro Livingston, quien consecuente con el progreso alcanzado incorpora a los programas, el estudio de la computación. Pero el máximo logro del nuevo Decano, sería el gran impulso entregado a la asignatura de proyecto, que terminó por orientar definitivamente la enseñanza de la Ingeniería Química.

Ese mismo año (1966) ingresó a la planta académica de jornada completa un profesor que se iba a transformar en el continuador natural del profesor A. Livingston y a marcar toda una época en la Escuela. Este profesor, don Teddy Gentina Soto, como Jefe de Departamento inicialmente y como director después, consolidó definitivamente las áreas de Proyecto y de Operaciones Unitarias. Bajo este contexto, las Operaciones Unitarias fueron profundizadas y ampliadas y se incorporaron nuevos cursos como Control Automático y Fenómenos de Transporte que conformaron, junto a la Termodinámica, un paquete de Ciencias de la Ingeniería que aparecieron como nexo entre las Ciencias Básicas y las Tecnologías de Aplicación. De esta forma, el rol del Ingeniero Químico se fue centrando cada vez más en la problemática de la planta industrial y alejándose consecuentemente del laboratorio químico. Otra de las grandes preocupaciones de la Ingeniería Química, durante este período, fue el robustecimiento y la promoción del cuerpo docente. Se aumentó en forma considerable el número de profesores de jornada completa y se inició un programa de perfeccionamiento en el extranjero, que se complementó con seminarios internos. De este modo, la Escuela de Ingeniería Química fue incorporando los más recientes progresos del conocimiento científico y tecnológico en sus programas de estudios.

En la década de los 80, el plan de desarrollo de la Escuela de Ingeniería Química, considera entre sus objetivos la necesidad de perfeccionamiento de los docentes, por ello tres profesores concurren a perfeccionarse en el área de Metalurgia Extractiva en Universidades de Estados Unidos, lo cual rinde sus frutos en el ámbito académico, creándose en 1990 la Carrera de Metalurgia Extractiva con una visión de servicio a la realidad nacional. En el año 1986, la Escuela de Ingeniería Química crea el Programa de Magíster en Ciencias de la Ingeniería , mención en Ingeniería Química, el cual tiene por objeto la formación de graduados en áreas de la Ingeniería de Procesos para el desempeño activo en los campos de Investigación Aplicada y en la Docencia Universitaria de esta disciplina. En el año 1990, la Escuela de Ingeniería Química crea la Carrera de Ingeniería Civil en Metalurgia Extractiva.

En el año 1992, la Asociación Gremial de Egresados de la Escuela de Ingeniería Química adquiere personalidad jurídica. La formación de la asociación tuvo sus orígenes el año 1984, cuando se reunieron un grupo de exalumnos y profesores de la carrera con el fin de cooperar en diversos aspectos relacionados con la Escuela , sus alumnos y sus egresados.

Newsletter Intranet